Una disgresión, de alguien que pretende dedicarse a escribir. Una especie de collage irregular, con ideas, uno que otro chiste, algún titular de diario, canciones, inquietudes, cualquier cosa que me diga algo, y que le diga algo a los demás.

mayo 02, 2009

El violín de cristal

Un cuento de terror, hermoso que parece que es uno de los cuentos póstumos de H.C Andersen, y que Raúl Ruiz, cita en su "Poética del cine". Como para cerrar este texto, este círculo, que me ha mantenido con el ánimo sumergido en enigmas durante los últimos días.
---
Amadeo se levantó temprno aquel día. Hacía buen tiempo, un cielo azul como los ojos de su mlvada madrastra. El color azul siempre le hbía inspirado temor: un miedo tan intenso que parecí más bien facinación. Fue así como viendo que el mr, de ordinario negro en invierno y verde en verno, se habí vuelto más azul que la mirada de Leticia cuando esta era presa de una de sus crisi de locur y se paseaba alrededor de la casita frente al mar gritndo: "¿Adónde está la fusta de tu abuelo?", Amadeo no pudo dejar de acercarse a la playa. Cuál no sería su sorpresa cuando divisó en el horizonte algo que daba la impresión de ser un botecito a bordo del cual remaba un náufrago. Al acercarse la embarcación, descubrió que lo que él había tomado por un bote era en realidad un violín en el cual se agitaba febrilmente un niñito no más grande que una manzana. Cuando el niño descubrió a Amadeo, sonrió con malici dici´ndole:

Azul como el mar.

Azul como el cielo

Azul como la risa del diablo.

(Blau ter oek.

Blau ter hiev.

Bau ter laghen lucifekh)

Y en seguida el niño agregó:

- Dame una gota de tu saliva.

Amadeo era bueno, y sobre todo le gustaba prestar servicio, de modo que hizo lo que le pedía.

Inmediatamente se sumió en un sueño profundo. Al despertar se encontró en una prisión oscura. Todo era negro. Divisó los barrotes de la única ventana de la celda. Amadeo era vivaz y rápido, y no tardó en drase cuenta de que lo que él tomaba por una celda era en realidad la caja del violín que, en la mañana, le habí parecido ser un bote.

- Bueno, exclamó Amadeo, todo esto no está tan mal para mí: por lo menos me salvé de los latigazos de mi madrastra.

No tuvo mucho tiempo para distraerse en ese tipo de lucubraciones por que pronto descubrió en el negro del cielo una luz que, describiendo círculos, se aproximaba a su embarcación. Cuando estuvo muy cerca, Amadeo descubrió que provenía de un p´jaro luminoso.

- Por lo que veo, dijo el pájro, vengo adelantado.

- ¿Quién eres?, preguntó el niño.

- Pero, ¡cómo te atreves a hacermesemejante pregunta! Tú me conoces, yo soy Boek Dark, el pájaro ampolla más melómano de Groenlndia.

- ¡Y te llamas "libro oscuro"!

- Me llaman Boek Dark porque siempre respondo con enigmas. Pero hay que decir que lo que hay que descifrar no son los enigmas sino la música que los anima.

- Me gustaría mucho que me cantaras una canción-enigma.

- Si es lo que quieres, pero entonces me compañas con tu violín.

- Pero, ¡yo no sé tocar!

- ¡No me digas! Apenas ayer nos diste un concierto.

- No fui yo, fue el otro. El tomó mi lugar y a cambio me dio este barco-violín.

- ¡Muy cómico, cómico, cómico!, exclamó Boek Dark. Vas a tener que aprender a servirte de tu barco - violín, ¡y rápido! En pocos minutos más llegrán mis compañeros de la hermandad de los pájaros eléctricos. Han cruzado el mar - océano para asistir a tu concierto. ¡Si llegan a descubrir que han hecho el viaje en vano! Pro, ¡vamos, seamos positivos! Hay que hallar una solución. ¡Ya está! Tengo una idea: vamos a enseñarte a tocar el violín.

- ¡En poco minutos! ¡Imposible!

- Desengáñate, los años pasan rápido. Pero los instantes son eternos. Yo voy a encontrar un instante. Entrarás en él sin hacer ruido y, una vez adentro, tendrás todo el tiempo para estudiar violín. Dicho y hecho, el pájaro desapareció y reapareció un instante después en copañía de un oscuro peronaje.

- ¡Ya está!, dijo el pájaro; esto es una almeja. Pero no cualquiera almeja ; sae música y se llama hiperhepatón.

- Encantado de conocerla, exclamó Amadeo.

- Huup, dijo la almeja, avara de palabras como era, y abrió ac seguido la boca.

- Entra ahí, dijo el pájaro ampolla.

Amadeoobedeció. Caminó con dificultad por que debía cargar el violín. Una luz iluminó el salón, que era el instante de la almeja.

- Bienvenido, dijo una voz angélica.

- ¿Quién eres? Preguntó Amadeo

- Mi nombre es Khranki, dijo la voz ue venía del fondo del saón.

- ¿Qué haces aquí?

- Enseño música a los niños perdidos en el mar.

- Enséñame el violín, por que tengo que dar un concierto de aquí apocos instantes.

- Bien, peo antes que nada, este violín es demasiado grande para ti. Toma este otro.

Y Khranki le dio un violín de cristal.

- ¡ Anda, toca!

- Peo, es que ...

- ¡Toca!

Amadeo tomó el violín entre sus manos y le arrancó una nota. ¡Cuál no fue su sorpresa cuando el violín de cristal le mostró una casa, su casa frente a la playa. Vio al niño que le había robado su tamaño, vio a su madrastra que, irreconocible, acariciaba lacabeza del niño y lo cubría de ternuras!

- ¡Qué impostor!, exclamó Amadeo.

¡Toca!, dijo Khranki.

Y Amadeo ocó su violín de cristal. Poco poco el violín tocó solo. Y a medida que la música ocupaba el instante que era el vientre de la almej, el violín mostraba la vida dichosa del niño impostor.

- Khranki, dijo él, esta música es terrible; hce ver cosas injustas.

- Estás demasiado ocupado en mirar tu pequeño mundo, y no ves lo que tienes al alcance de la mano.

- ¿Qué cosa, pues?, preguntó Amdeo.

- Yo, dijo Khranki.

En ese momento, Amadeo vio delnte de él una espléndida joven que lo observaba con amor y con pena. Él se miró en sus ojos y descubió que ya no era un niñito si no un hombre joven.

- Ese impostor te ha hecho un gran favor, dijo Khranki. Sin él no habrías llegado nunca hasta mí.

- Es triste por que ahora tengo que partir a cumplir con mi compromiso de tocar ante los pájaros más exigentes del mundo.

- Olvídate de eso, dijo Khranki. Quédate aquí. Olvida el tiempo. Olvida el mundo. Sobre todo, olvida.

¡Quédate conmigo!

- Según ustedes, ¿qué hizo Amdeo?

- Sí, el está todavía en el fondo del mar.

- ¡ Y es feliz !

5 Comments:

Blogger Ma. Antonieta said...

guau, quizás es muy temprano para mí, pero me perdí en la densidad de esas palabras. (De todas maneras los ojos azules para mí igualmente me dan miedo, o más bien dicho me lo recuerdan)

10:17 a. m.

 
Blogger arawaco said...

Una eternidad breve,de ambos se une con la propia naturaleza en un instante.

8:49 p. m.

 
Blogger Karenvon said...

Nada mejor que perderse en la profundidad e inmensidad de algo... en un segundo... en un momento, en unos ojos...

Saludos!

8:44 p. m.

 
Blogger Alvaro en OZ said...

me pasó que me anduve perdiendo y como que me marié, profundidad infinita para una radiante mañana de domingo.
Saludos !!!

11:27 p. m.

 
Blogger Tondo Rotondo said...

A veces es con enigmas que la vida resulta más interesante...

5:28 p. m.

 

Publicar un comentario

<< Home