Una disgresión, de alguien que pretende dedicarse a escribir. Una especie de collage irregular, con ideas, uno que otro chiste, algún titular de diario, canciones, inquietudes, cualquier cosa que me diga algo, y que le diga algo a los demás.

julio 15, 2008

Obsesiones y música de la odiosa

Mi amiga C. lee una revista de consejos de salud y fitness. Y llora de la risa, por que cree reconocerme (a mí y a mis recientes actitudes) en cada TIP que lee sobre la adicción al gimnasio.
Se ríe con escándalo, me los empieza a leer en voz alta, ir todos los días ... mentira yo descanso los domingos. La negación es el principal síntoma grita muerta de la risa.
A mí igual me da risa, pero hablando ya bien en serio, si ella me conociera un poco más se daría cuenta que el tema central no es "adicción al gimnasio" si no más bien personalidad adictiva, en general. Y eso ya no me da tanta risa, claro uno no puede andar de compulsiva por la vida, digo yo ...
Como que soy pegada para todo, y solo va cambiando el centro de interés, el tema (más bien monotema) que se reitera, por etapas, puede ser por un rato una obsesión creativa (en el mejor de los casos), un hombre, un disco, qué se yo, ahora el gimnasio. Dentro de todo es una obsesión sana, ¿o no? digo, si lo comparamos con estar llorando por las calles por un supuesto amor y desengaño fomentado por un bello sin alma (jajajajajajajajajjajaja), copetarse en exceso o hacerle a otras sustancias, o los fanáticos religiosos (algunos de ellos citados con desdén en entradas muy, pero muy anteriores).
Mmmmmm ... como que me estoy justificando, a lo que voy es que qué tanto, me hace bien, estoy alegre, me siento enérgica, ando más linda, no sé puras cosas buenas.
Sin contar con que ya bajé 5 kilos y 700 grs.
También admito que cuando empiezo a creerme un poco la raja, me siento un poco odiosa.
Pero una odiosa divertida, con gracia, una odiosa autoreferente, parece que bastante ególatra, pero simpática al final de cuentas, ¿o no?.
Total que la odiosa, (que ahora se está desdoblando a tercera persona) admite que le gusta muchísimo el sonido, el ritmo monótono de varias personas trotando a la vez, pedaleando a la vez. La odiosa multiplica el sonido, lo percibe como una vibración amplificada, perdonen la estupidez que voy a decir, como un mantra, como algo ritual, qué se yo.
Esa vibración le gusta, a diferencia de tooooda su música que ya la aburrió. Sí, por que la odiosa ya se aburrió de toda la música que escucha en su I-Pod mientras pedalea en el gimnasio, mientras trabaja o saca la vuelta en la pega (a veces en este estado actualiza el blog), mientras simplemente escucha música interior mientras camina. Se aburrió de toda su música de siempre, pero como es obsesiva hasta para escuchar cosas nuevas, se pone a buscar rarezas y lados B de sus queridos de siempre. Y así, sin imaginárselo llega a "Relaxed Muscle", el proyecto en que Jarvis Cocker, AMÉN, se puso a jugar al electroclash con su viejo amigo de la infancia Richard Hawley.
Y qué quieren que les diga !!! si bien al principio y al final hay un par de temas lateros, en general es pegadísimo arriba, juguetón, atrevido, desordenado, como para estar saltando y bailando toda la noche, nada de relaxed en realidad.
La odiosa está feliz, escuchando Relaxed Muscle, aunque sus muscles no estén en verdad tan pero tan relaxed, están quizás un poquitín acalambrados. Quizás mi amiga C. tenga razón, y no sea taaaaaaan bueno ir todos los días.

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Hola Roxi, me encanta tu blog :),es bonito dedicarse a una actividad que te gusta , te hace feliz y ello pues no puede ser una obsesión. saludoss

Edwin.

1:32 p. m.

 

Publicar un comentario

<< Home