Una disgresión, de alguien que pretende dedicarse a escribir. Una especie de collage irregular, con ideas, uno que otro chiste, algún titular de diario, canciones, inquietudes, cualquier cosa que me diga algo, y que le diga algo a los demás.

mayo 29, 2008

Remedio contra la rabia y la pena

La rabia y la pena que sentía ayer, la he combatido leyendo.
De una cosa fui saltando a otra, hasta llegar a la ironía de Raymond Queneau, sus palabras son un remedio que me ha hecho bastante bien. Me ha sacado risas, claro que también me ha hecho cuestionarme bastantes cosas.
Ando como con flojera, para hilar más de tres ideas y estructurar algo, así que esta será una entrada cortita (algunos lo agradecerán), pero les dejo dos citas de Queneau que me parecen son esenciales para todo ser humano, en especial si gusta de la literatura, y más todavía si se ha animado por una razón u otra a escribir (la razón es tan de cada uno, pero misteriosamente tan universal y mayoritariamente inhaprensible, ¿vieron? ya me puse a hablar obviedades / Paréntesis adentro del paréntesis: léase obviedades = huevadas)
Total que acá van, que lo disfruten. No lean a Raymond Queneau temprano en la mañana y sin desayunar, les puede caer mal:

“Tome una palabra, tome dos y póngalas a cocinar como dos huevos, tome un pedacito de sentido y un gran trozo de inocencia, póngalos a cocinar al fuego lento de la técnica, vierta la salsa enigmática espolvoreada con algunas estrellas, eche pimienta y luego lárguese. ¿A dònde quiere llegar? ¿Realmente a escribir? ¿A escribir?

---

" Esperaron el tranvía un largo rato, luego entraron en el bosque. Caminaron entre los árboles de sílex y bajo sus pires se fragmentaban hasta convertirse en polvo hojas grises y metálicas. Hacía mucho frío.
- ¿No tienes demasiado frío? -preguntó Lehameau.
- Oh no. Cuando estoy con usted me da calor.
- ¿Es verdad? -preguntó Lehameau riendo-. Yo también, sabes -añadió entonces muy serio-, cuando tu estas conmigo, ya no pienso en el frío, en la dureza del tiempo.
- ¿Es usted desgraciado, señor Bernard?- ¿Yo? No. ¿Por qué piensas que puedo ser desgraciado? No soy desgraciado. No soy feliz, no es lo mismo. Pero tampoco busco ser feliz. Pero tú eres aún demasiado pequeña, demasiado joven, para entenderlo. "

8 Comments:

Blogger Eri-Eri said...

Holaaa!!
no leo mucho mmm mejro dicho casi nada! q penaa! pero ya empece un libro asi q vamos de gane no??
ahhh me gustaron tus citas!! mmm me hicieron pensar un poco!!
un abrazoo y q tengas un buen fin de semana!!

6:31 p. m.

 
Blogger arawaco said...

Ya llegará,
de repente.
¡¡Ah, y será una sorpresa.!!

10:50 p. m.

 
Blogger Aristóteles said...

Todo en la vida tiene su tiempo y espacio...

¡Ah! El lenguaje humano,... Justamente el lenguaje humano.

Un día escribí en mi blog: "No solo me alimento de comida sino de palabras".

Besos.

11:38 p. m.

 
Blogger Mariluz Barrera González said...

Y un día decidí escribir... no se si son las palabras o los pensamientos los que me ganan.. a veces son los sentimientos los que se me adelantan... y es así que escribo... de pronto me encuentro simplemente escribiendo.

Bello espacio... definitivamente lleno de resplandor...

Un abrazo EN VOZ ALTA...
Mariluz.

12:43 a. m.

 
Blogger ALBERTO LÓPEZ said...

Desde luego tal vez sea la mejor manera de combatir esos estados de ánimo. La lectura es capaz de hacernos transportar incluso a momentos que a pesar de no haberlos vivido llegamos a echar de menos.

2:31 p. m.

 
Blogger Malw Dark said...

Cuando lees te transportas o otro mundo. Puede ser mejor o peor que este, pero es distinto y eso es lo que importa.

10:44 a. m.

 
Blogger Ma. Antonieta said...

Por qué tanta rabia y tanta pena?
Besos y arriba el ánimo.

3:27 p. m.

 
Anonymous Anónimo said...

15 años yy ebria....me duele tanto yo madre..como te dig de mi pena.

10:00 a. m.

 

Publicar un comentario

<< Home