Una disgresión, de alguien que pretende dedicarse a escribir. Una especie de collage irregular, con ideas, uno que otro chiste, algún titular de diario, canciones, inquietudes, cualquier cosa que me diga algo, y que le diga algo a los demás.

marzo 17, 2008

Simplemente Jarvis


Tengo lista una entrada sobre Las Ramblas de Barcelona con la que sigo repasando mi viaje, pero la voy a dejar suspendida para una entrada más adelante, por que ahora quiero hablar de la visita de Jarvis Cocker a Chile.

La verdad es que ni remotamente alguna vez imaginé que fuera a venir, por lo mismo cuando Álvaro me pasó el dato no lo podía creer.

De verad nunca pensé que vendría a Chile, y desde hace hartos años siempre fantaseaba con la idea de que alguna vez viniera aunque sea a Buenos Aires y encalillarme como fuera con tal de ir.

Así que cuando confirmaron la fecha en Santiago me puse a contar los días y esperé con ansias el día en que empezaban a vender los tickets, y los compré en cuanto se activó el sistema por internet. Con un fanatismo al borde de lo religioso, amenazando de excomunión a mis amigas que no se sumaron o que ahí iban a ver, no esperé a nadie.



Es que Jarvis me gustaba desde la época del desaparecido PULP, banda de la que el humildemente dice haber sido sólo el cantante cuando en realidad era mucho más que eso.

Tan cool que es él, y tan lindas sus canciones, me ha acompañado durante buena parte de mi vida (no sé si taaaaaantos años, o en todos los momentos pero al menos sí los trascendentes). Especialmente los dos primeros años de la universidad época en que escuchaba el disco "This is hardcore" tooooodo el día (digo disco cuando en realidad era un cassette). Esto era el 97, llendo más hacia atrás como el 95 (chuuuu estaba en el colegio entonces), me gustaba mucho ver un show en vivo de PULP que rotaban a cada rato en Vía-X con temas de "Different Class" (no sé por qué si más tarde trabajé en ese lugar nunca se me ocurrió copiarme ese especial).

El disco de Jarvis solista, titulado Jarvis, empecé a escucharlo solamente hace un par de semanas, (después de intentar infructosamente de comprarlo varias veces, tuve que bajarlo de por ahí) y me gustó mucho, y claro que después de escucharlo en vivo, y ver a Jarvis interpretándolo ahí a pocos metros ... más todavía.


La idea mía era llegar ultra temprano y quedar en primera fila de la cancha, pero como ese mismo día (sábado 15 de marzo), además me cambié de casa (y cambio de casa + concierto en cancha quedé molida mal, pero happy), llegué un poco más tarde y quedé como en la 6ª fila, igual bien, pero no al ladito, como para tocarle las manitos, o recibir el pucho que compartió con el público (aunque no fumo) o la chela (en una siguiente ocasión la producción podría tener unas chelas con más onda que la Báltica, mínimo).

La verdad es que estuve muy feliz durante la hora y media que duró el concierto, verlo ahí cerquita cantando y bailando como solo él sabe hacerlo, conversando con el público, simpático, sencillo, haciendo impecable lo suyo, muy educadito pidiendo disculpas por no hablar nuestro idioma, e intentando pronunciar algunos chilenismos, no sé de verdad que es muy carismático él, y por supuesto que hablo desde mi fanatismo, pero lo encontré increíble, pero INCREÍBLE, INCREÍBLE, INCREÍBLE.

Tal como lo había anunciado de antes, el solo hizo temas suyos de ahora, como solista, no interpretó ningún tema de PULP (a pesar de las súplicas chillonas y a ratos desubicadas de parte del público), y así con su seguridad sobre su nuevo trabajo, con su convicción, con su estilo y con sus temas nuevos hizo un show completo y potente, con el que nos dejó a todos maravillados.

Ya no sueño con Jarvis como lo hice durante alguna época de mi vida, pero sigo disfrutando mucho de su música y de su ser completo. Me encantan sus manos, y su actitud, fíjense en las fotos que saqué de emol (sigo esperando que la Vale me envíe las que sacó ella).
Bueno con o sin fotos, en realidad da lo mismo llevo sus imágenes y su música adentro de mi cabecita.

Después de interpretar el disco Jarvis completo, salió a hacer un bis, en el que hizo un guiño: que el siguiente tema era un regalo, un agradecimiento y que sabía que ese lo sabían todos y que lo cantaríamos juntos, todos pensaron en ese momento que nos iba a cantar una de PULP, pero tenía preparada otra sorpresa estremecedora: Había preparado una lindísima versión de Starman de David Bowie.

Fue el final perfecto para esa noche.

Leí después por ahí, que el acostumbra preparar una canción, un cover, especialmente para cada lugar que visita, canción que canta esa noche y nada más, como algo especial que compartir con quienes fueron a verlo.

Me encantó eso, me encantó Jarvis.

Un sueño hecho realidad, me encantó demasiado sentir sus susurros cerca, no digamos que al oído por que sería una exageración y una fantasía, pero me encantó, lo requete disfruté.

Tan increíble el momento, que el retraso de 40 minutos y los idiotas de producción que dejaron todo, todo, todo (incluído ajuste de luces y audio para último minuto) fueron un pequeño detalle, irrelevante.

5 Comments:

Blogger arawaco said...

Es muy rico estar presente para el momento que llega «el tan anhelado y soñado concierto ». Realmente no soy muy admirador de Jarvis pero dá igual.

Es muy curioso darse cuenta que cuando las palabras y las vivencias de otra persona son traslapadas a las de uno, el relato de «ése otro» se convierte en parte de la vida de quién lo lee. Cuando escribes «Especialmente los dos primeros años de la universidad época en que escuchaba el disco...» me voy hacia mis 16 años y mi comienzo de universidad, para luego ver con cierta sorpresa que cuando estás empezando la universidad es el año 97, al seguir con tu relato sonrío luego de leer que estás en el colegio para el año 95, época que empecé la U.Llegan muchos recuerdos.

En realidad no sé cuantas veces te has «trasteado» desde que te leo, pero es la segunda lo que me entero. Asumo que el cansancio se te quitó desde el momento que llegaste a hacer fila para entrar al concierto.

Ojalá que aquellos «susurros» sean parte de nuevas vivencias musicales.

11:24 p. m.

 
Blogger markin said...

Se nota, y mucho, que le tiene una admiración bárbara.

Estar con quien se admira tiene esa pizca de felicidad efímera que se pude comprar (precio de entrada).


Total, vivimos intentando ser felices.

Chau.

11:28 p. m.

 
Blogger Paz de la Vida said...

Me acuerdo " Do you remember the firts time " " you wanna go home"
me pica la guata !!!! je je je je je je

8:12 p. m.

 
Blogger Blanca Lewin said...

qué suerte Roxi!!
Yo no estaba en Santiago, lo que agradezco en alguna medida porque habría sido una horrible decisión para mi tener que elegir entre Jarvis y Jane (Birkin) que tocaba el mismo día.
Saludos!

12:03 p. m.

 
Blogger Alvaro y sus desvaríos said...

uhh que linda es ud, escribió Álvaro con acento, gracias por el detalle...

me odio a mi mismo porno haber ido a dos conciertos magníficos que hubo en marzo, primero interpol y ahora jarvis, demonios, eso me pasa por ser un pobre provinciano de pocos recursos....

de hecho, el sábado estuve en stgo, pero me era imposible ir, el domingo tuve que levantarme a las 06:00 am y estar 110% operativo fisica y mentalmente para una "mardá" que espero que me resulte a futuro, aunque los demás 800 personajes que quieren hacer la misma "mardá" pueden que me obstaculicen el paso....
no me quedó otra que el día sabado,arriba de un bus, en lo más alto de la cuesta la dormida, mientras veía el gris que cubre la cuenca de santiago, subir el volumen de mi reporductor y escuchar la voz de jarvis....pensé por un momento cambiar mis lentes y tener unos como los de jarvis, pero luego pensé que me vería ridículo, cmo jarvis hay uno solo

Muchos muchos saludos ¡¡¡¡

8:47 p. m.

 

Publicar un comentario

<< Home