Una disgresión, de alguien que pretende dedicarse a escribir. Una especie de collage irregular, con ideas, uno que otro chiste, algún titular de diario, canciones, inquietudes, cualquier cosa que me diga algo, y que le diga algo a los demás.

marzo 29, 2008

No lloré, no lloré ...

Otro juego, como los de antes, yo inicio una historia, y la continúan ustedes, en base a sus vivencias, expectativas, emociones, ideas locas, lo que sea, pero la continúan.

El punto de Partida es una canción de Mauricio Redolés que siempre visualizo cuando escucho, y que me evoca este otra historia, historia que imagino como una película:

El Flaco baja de los cerros de Cartagena, por calles estrechas y vacías, la ciudad recién está empezando a despertarse, es una mañana heladísima pero despejada. El Flaco camina a toda velocidad, prácticamente corre en dirección al mar, unos kiltros lo siguen, lo acompañan. Los ojos del Flaco están inyectados, fibrosos, vibrantes, rojos de tanto llorar. El rojo de sus ojos contrasta con sus audífonos amarillos cromados, muy vintage, muy onderos, canta a todo pulmón el estribillo de una canción que no alcanzamos a escuchar, alternando su cantar, con la necesidad de beber chela, desde una botella que está a punto de terminar. Y llora, sigue llorando.
Se detiene en la terraza justo frente a la playa grande. Retrocede, se encamina hacia la botillería de emergencia "La Esperanza", titubea, lanza la botella lejos, y corre hacia el mar. De cara al mar, sus ojitos lagrimean, sobre su rostro cansado, corren las últimas gotas, que se limpia con el puño de la chaqueta. Sus facciones turcas se acentúan con el sol y el reflejo del mar, su mirada se pierde en el horizonte. Entonces empieza a cantar, ahora ya sin lágrimas


"No lloré, te juro que yo no lloré, el rojo del ojo era cloro en la ducha que otra cosa iba a ser"


"No lloré, te juro que yo no lloré, el rojo del ojo era marihuana que otra cosa iba a ser"

"No lloré, te juro que yo no lloré, el rojo del ojo era el smog que otra cosa iba a ser"

Bueno, ahora siguen ustedes

6 Comments:

Blogger arawaco said...

"No lloré, te juro que yo no lloré, el rojo del ojo era dolor,¿qué otra cosa iba a ser?"

Un silencio profundo siguió a las palabras con que el Flaco decía sus originales explicaciones sobre el significado del color rojo del ojo.

AL igual que un calculista que con la mirada fija contempla resolver la situación antes de tenerla, mantenía su ojos en las olas entreteniendo y trasluciendo sus pensamientos.

2:15 p. m.

 
Blogger gonzalo said...

pensamientos que incesantemente regresan a ella, su perfume, el crujir de su cama, su piel extremadamente suave.

piensa y sigue llorando, como aquella vez en el jard{in.

11:18 p. m.

 
Blogger Paz de la Vida said...

Me gusta redoles!!!!!! es como bien genio y del barrio !!!!
Oye y si estas en facebook me encuentras por Maria Paz o en el wall de Gonzalo !!!

2:22 p. m.

 
Blogger Ipnauj said...

...como aquella vez en el jardín, cuando tapaba una tumba que nunca debió haber cavado....

11:55 a. m.

 
Blogger Alvaro y sus desvaríos said...

por que era la tumba de Felipín, la mascota de ella, motivo por el cual ambos se conocieron, ambos se gustaron y ambos se amaron, y que los unió hasta el momento en que él decidió que Felipín era más un obstáculo y que debía desaparecer limpiamente de la vida de ambos.....

9:47 a. m.

 
Blogger Herois said...

Que bonito!!!!!!!

Visca Catalunya!

4:44 p. m.

 

Publicar un comentario

<< Home