Una disgresión, de alguien que pretende dedicarse a escribir. Una especie de collage irregular, con ideas, uno que otro chiste, algún titular de diario, canciones, inquietudes, cualquier cosa que me diga algo, y que le diga algo a los demás.

marzo 24, 2008

Montjuïc


Supongo que me he alargado mucho con las narraciones sobre Barcelona, pero es que aunque fueron pocos días, fueron muy intensos y llenos de cosas, emociones y percepciones, que aunque llene de entradas no alcanzaré a transmitir por completo, siempre quedará algo afuera (me viene un flash y pienso que de Madrid se me fue la Plaza España y el homenaje a Cervantes entre otras cosas).
Así que por ahora les cuento de Montjuïc, otro de los paseos lindos que hice (independiente que después vuelva sobre algún otro rincón de Barcelona).
Montjuïc es un monte situado al suroeste de la ciudad, que por su altura y ubicación, siempre fue un lugar estratégico de defensa. Por lo mismo, su cima siempre ha estado coronada por fortalezas e instalaciones militares. Actualmente en la cima hay un castillo que data de 1751 y que ahora alberga el Museu Militar, pero que en el pasado fue lugar de represión de víctimas políticas y sociales, que allí fueron torturadas y encarceladas.
Pero esta faceta histórica y cruda de Montjuïc, no es la única, ni la más representativa, ya que este monte es además un lugar de alta concentración cultural, lúdica y deportiva.
En sus laderas por ejemplo se encuentran las instalaciones deportivas que acogieron los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992, el Poble Espanyol (recinto que recrea lugares característicos de toda España), la Torre de telecomunicaciones de Montjuïc (diseñada por Santiago Calatrava), numerosos teatros (Teatre Lliure, el Mercat de les Flors, el Teatre Grec), la Fundación y Museo Joan Miró, el Museo CaixaFòrum, el Museu Nacional d'Art de Catalunya (MNAC), el Museo etnológico de Barcelona, el Jardín Botánico Histórico, etc. Realmente una serie de lugares interesantes para visitar, pero aquí me limitaré a hablar de un par, que son los que más me llamaron la atención de los que pude visitar con más calma, por que no podía ir a todos (hubiera sido una locura).

Bueno para empezar subí parte de Montjuïc, en el funicular; que es cubierto, no abierto sobre el cerro como el de Santiago. Es como un metro (subterráneo), pero en diagonal ascendente ... medio de pavita mi comentario pero no conocía este tipo de funicular, y me intrigó un poco.




De ahí recorrí al azar las áreas verdes, y estuve un buen rato en el Parque de las esculturas, contemplando una panorámica de la ciudad.
Después visité la Fundación y Museo Joan Miró, que reúne gran parte del trabajo del artista catalán, con su particular mundo y cosmovisión, con sus seres extraños y sus síntesis de la vida que a veces con unos pocos pero certeros trazos, hablan por sí solos.
Acá no fotografié nada, más que a la entrada, por que al interior estaba prohibido, y por que en realidad la cámara mediando entre mi cerebro, mi retina, mi alma, mis ojos y su universo (el de Miró en sus obras), hubiera sido solamente un elemento de distracción innecesaria. La colección es muy completa e incluye, esculturas, pinturas, grabados, dibujos y textiles en diferentes tamaños y formatos, todo muy diverso y muy representativos de su gran interés por investigar y experimentar con diferentes materiales, formas y colores. En el fondo toda su obra es una búsqueda continua, y eso queda reflejado en el museo.


En particular me sorprendieron mucho los textiles, los tapices de Miró, por que eran lo más nuevo para mí. Conocía más su obra gráfica y escultórica (pero siempre a través de fotos), y los textiles además de sorprenderme, me resultaron imponentes, acogedores, y curiosamente enigmáticos (había algo raro en ellos, algo que me inquietaba y que me generaban ganas de tocarlos, aunque evidente no se podía y me tuve que aguantar). Estos tapices nacieron producto de su inquietud por experimentar con nuevos materiales, y en colaboración con Josep Royo, quién despertó en los setenta el interés de Miró por el tapiz, los sobreteixims y los sacos.

También hay muchas esculturas y pinturas, llenas de sus seres mágicos que nos transportan a un espacio estelar, entre ingenuo y sobre humano, que no sabría definir, pero que me parece un universo de hombres - pájaro, que tiene algo de primitivo, a ratos infantil, pero con mucha, mucha fuerza.
En realidad el recorrido del museo hay que hacerlo con tiempo, por que la colección permanente de Miró es completísima, y además la fundación se preocupa de albergar a artistas emergentes, dando a conocer sus propuestas e innovaciones en una serie de exposiciones temporales.

Más información sobre el museo, la fundación y Miró, en este sitio.


Cuando salí de la Fundación Miró, que calculo debe estar como en la mitad del monte, me subí al Teleférico, ese era un recorrido que quería hacer de todas maneras, pero del que no estaba segura por que unas horas antes estaba cerrado. Pero re abrieron, todo se dio, y me pude subir!.



Iba suspendida en el aire mirando la ciudad y escuchando el disco "Palabras más, palabras menos", muy feliz, enfervorizada, cantando a todo pulmón y disfrutando del entorno.


Ya en la cima, recorrí los miradores que bordean el castillo, unas terrazas abiertas al mar, sobre el puerto, recortadas en la pendiente del cerro, lleno de árboles y de florcitas. Esto me recordó a mi querido Valparaíso, claro que el puerto de Barcelona, es más grande, gigante, exagerado. Pero el cerro, la diagonal de tierra sobre el mar, los barcos, los containers, la gente, todo, el MOVIMIENTO, muy enérgica esa visión.









Seguí recorriendo el lugar, estaba empezando a caer la tarde, y todo se tiñó de un color dorado precioso, sobre el que se recortaban las figuras, como en un teatro de sombras, como en el caso de esta escultura y ramas.



Había algo de nostálgico en ese lugar, y en ese ambiente, era como un re encuentro, aunque fuera mi primera visita. Supongo por que hay mucha energía circulando por ahí, que hay carga de todos los que ahí vivieron momentos felices, pero también de mucha angustia y sufrimiento, sobreimpreso, mezclado con las emociones y deseos de los visitantes nuevos y esporádicos. Fue raro, me sentí tan a gusto, cómoda, como que conociera todo esto de antes.

6 Comments:

Blogger Alvaro y sus desvaríos said...

mi hermano se sacó una foto con esa escultura que parece ET, me costó un poco diferenciarlos, solo por la barba pude ver cual era cual


saludos

10:45 a. m.

 
Blogger boris said...

roxiiiiii, me alegra por tu revitalización, leyendo me acorde del zorro, el libro de isabel allende, que narraba la BCN antigua
un abrazote

12:14 p. m.

 
Blogger Tondo Rotondo said...

A ver cuándo encuentro un momento de calma para comenatr con tranquilidad tus entradas... supongo que ya lo ves, últimament cuelgo posts breves... y es que estoy muy liaaadoooo... pero no quiero perder el contacto con tu resplandeciente blog!

7:22 p. m.

 
Blogger Tondo Rotondo said...

A ver cuándo encuentro un momento de calma para comenatr con tranquilidad tus entradas... supongo que ya lo ves, últimament cuelgo posts breves... y es que estoy muy liaaadoooo... pero no quiero perder el contacto con tu resplandeciente blog!

7:22 p. m.

 
Blogger arawaco said...

Aunque nunca he ido, me hubiera gustado ir al cementerio de Montjuic
¿el porqué?
No sé.

11:55 p. m.

 
Blogger ALBERTO LÓPEZ said...

A mí me parecen geniales ya que visitar Barcelona es algo que tengo pendiente desde hace mucho y eso de agradece.

9:07 p. m.

 

Publicar un comentario

<< Home