Una disgresión, de alguien que pretende dedicarse a escribir. Una especie de collage irregular, con ideas, uno que otro chiste, algún titular de diario, canciones, inquietudes, cualquier cosa que me diga algo, y que le diga algo a los demás.

agosto 19, 2006

Estoy aburrida

Tranquilo padre psiquiatra, no estoy aburrida de la vida, claro que no, todo lo contrario, estoy re-encantada de ella.
Pero estoy aburrida, aburrida de otra cosa.
Aburrida de ver cada vez más publicidad invasiva en cada rincón que yo consideraba lindo en esta ciudad.
No puede ser que los chilenos y en especial los santiaguinos seamos tan pelotudos y tan vacíos, que nos dejamos llenar con publicidad y con consumo, como si con eso estuviéramos un poco mejor.
La gente que viene de afuera se impresiona con lo fácil que nos lavan el cerebro.
Como si no nos bastara con la publicidad en la televisión, en la prensa, y en la vía pública, pero siempre dentro de ciertos formatos, ahora se sale de todos los formatos e invade nuestra ciudad de la manera más escandalosa y poco estética.
Voy a dar algunos ejemplos:
1. En el Metro de Santiago no fue suficiente con brandear todos los vagones con publicidad de Cristal, Coca Cola, o Almacenes París. No fue suficiente con que esté lleno de las vitrinas de empresa francesa Jc Decaux que luce unas caras sonrientes pero terroríficas por lo desproporcionadamente grandes (cada ojo o sonrisa de esas gigantogrfías es como de 60 cm), si no que ahora han intervenido el espacio mismo de las estaciones de la manera más horrible.
A mí me fascinaba la combinación del metro Tobalaba (de la línea 4 a la 1), ese espacio de muros altos azulados, perforados con unas ventanitas circulares de acero inoxidable (tipo claraboya de barco) y azulejos y luces que daban una sensación de mar. Bueno ese espacio que era una pausa, un respiro, me lo mataron tapando las claraboyas con tazas de café vistas desde arriba (ese café de tazón rojo, no les voy a dar la marca para no hacerles publicidad). Además un pilar de acero inoxidable en el mismo sector lo cubrieron con un tazón gigante rojo de la misma marca. Para seguir, la línea que indicaba el cambio de línea para los usuarios primerizos la reemplazaron por un sendero de tazas siempre rojas, que desencadenan en un pasillo (que esto ya es mucho) lo cubrieron totalmente de rojo, empapelado con la marca.
2. En la Biblioteca Nacional (bueno frente a ella pero para el caso es lo mismo), no bastaba con tener un centro comercial frente ella, y sobre éste gigantografías que matan el entorno, si no que además ahora instalaron una pantalla gigante de LEDS, que a todas horas emite unas luces blanquísimas, chillonas y tiritonas que seguro que estimulan ataque de epilepsia y/o choques en el sector. El edificio de nuestra Biblioteca Nacional en la noche tristemente iluminado con luces fulminantes dignas de una película siniestra.
3. En Ahumada, lo mismo, otra pantalla gigante de leds.
4. En la estación Baquedano (volví al metro me había olvidado de algo), había algo tan bueno y ya le están metiendo mano, no en forma directa pero para allá van. Sammy Benmayor creó un homenaje a la ciudad de Santiago, una obra de arte hermosa, titulada "Declaración de amor" en ella puso a Dioses tutelares que cuidan el tránsito de los habitantes de esta ciudad. Pues bien a pocos metros de este inspirador trabajo, han empapelado los pilares con la marca de un cloro, y un desinfectante para pisos. Así es como el arte debe pelearse el espacio con la publicidad, ya me imagino que no falta tanto para que en la estación Universidad de Chile, el mural "Memoria Visual de una Nación" de Mario Toral tenga que pelear su espacio con una marca de una bebida o una multitienda. Y no voy a hablar de la combinación a la línea 5, que es en sí un show room de la marca que pague más.
5. Los malls, las isapres, las farmacias, hasta los bancos, llenos de plasmas de no sé cuantas pulgadas que exhiben las 24 horas del día publicidad. Aunque no quieras verla la vez.
Podría seguir, pero es un lindo día sábado y no quiero deprimirme. Lo peor de todo es que a fin de cuentas, yo trabajo para este rubro. Hace como mil entradas atrás Maza decía en su blog (a propósito de otro tema pero terminaba en lo mismo) que "la publicidad es la forma más tonta de desperdiciar tu inteligencia, la más rentable, pero la más tonta".
Sin comentarios, la conclusión de esta entrada está mas que clara.

16 Comments:

Blogger gonzalo said...

¡qué extraño, una cuatro trabajando en publicidad!

es como un perrito dulce y remolón persiguiendo a una zorra (perdón por la palabfra).-

2:18 p. m.

 
Blogger Eulalia said...

En Madrid hace mucho tiempo prohibieron los carteles publicitarios en el centro. Sin embargo, ahora las obras de rehabilitación de edificios se tapan con unos enormes telones pintados... Por lo menos, quedan algo más artísticos...
Es dinero, querida, DINERO.
Un beso

5:17 p. m.

 
Blogger El Deivid said...

Una de dos, o soy muy sensible o la publicidad me hace sentir desnudo cuando voy por la calle. Sobre todo esas miradas de gigante o poses invasivas de mi espacio íntimo.
También puede deberse a esa sensación de "clonación" que despersonaliza los espacios, por culpa de ver el mismo cartel en tantos sitios al mismo tiempo.
Un beso.

6:29 p. m.

 
Blogger no tenemOs ni tele said...

en "brazil" de terry Gilliam hay una escena donde van en un auto por la carretera fuera de la ciudad y a cada lado hay un muro interminable de letreros laterales.... con publicidad ad infinitum.

8:51 p. m.

 
Blogger Marga F. Rosende said...

En el mundo de la publicidad hay gente muy válida y artística trabajando. Creen que es el único lugar donde sacar algo de dinero de sus dotes artisticas. yo este año dejé mis dos trabajos en universidades privadas como profe de creativos publicitarios (llevaba diez años de profe). Prefiero usar mis talentos para causas mas nobles.Y como creativa publicitaria, en este momento me reservo solo, para cosas muy especiales. La cosa tiene un riesgo, pero estoy encantada con mi vida, mucho mas coherente en este momento.
Un beso, querida Roxi a la que nada le es ajeno.

6:38 a. m.

 
Blogger Neblina said...

Coincidencias...

Entre a trabajar en una empresa que justamente se dedica a la publicidad, ahi fabrican letreros, paletas publicitarias, anuncios de neon.

La vida tiene muchas vueltas.

Si fuera por el exceso de publicidad y luces, el caso mas exponente es Tokio, aunque ellos, eso si, no van a tapar o colocar a pocos pasos de un monumento nacional u obra de arte una porqueria que propagandee cloro o lavalozas, como lo vii muchas veces en Chile. En Asia, trabajan con la armonia y el Feng Shui, si algo simplemente no "pega" con el lugar no se pone y punto. Ojala y aunque fuera siguiendo esta tendencia oriental, en chile los medios publicitarios se ubicaran un poco y no terminen tapando la puesta del sol en la playa con un letrero que diga Kem Piña.

Cariños, Roxi, nos copuchamos como siempre... ;)

6:45 p. m.

 
Blogger Viejito Cibernetico said...

Oiga cabra chica

Muy acertado su post-it, tiene razón al decir que la ciudad está llena de payasadas mercanchifles que le lavan el cerebro a las personas. Pero no olvide nunca esto que le voy a decir: Esto no se puede legislar (como en otros países), simplemente porque los legisladores y los dueños o representantes de empresas son los mismo (o por lo menos familiares)... naca la pirisnaca!, lo que hay que hacer es acostumbrarse a vivir con eso y autoeducarse para obviarlo...

Con respecto a Lam, no sé de donde sacó eso de que usted era amateur y yo profesional...? Oiga usted que es profesional de la publicidad, qué es: brandear?

El ánimo va mejor por estos lados, y su aburrimiento que tal?

Un abrazo,

El viejito no profesional

PS: Hoy me di cuenta que lo primero que hago es revisar mi block en las mañanas y luego su block (el trabajo puede esperar)

8:13 a. m.

 
Blogger Bito said...

Te entiendo perfectamente, es un agobio que mires donde mires tengas el anuncio de turno, que nos la metan casi a golpes... ya lo han dicho por ahí arriba, todo es cuestión de dinero.

1:07 p. m.

 
Blogger Markolino said...

bueno no solo pasa en santiago..

en europa tambien pasa..y va en serio...jejeje

aca en colombia es de lo peor..tanto como en santiago..
y no tenemos metro en bogota..uff

2:02 p. m.

 
Blogger Alvaro y sus desvaríos said...

la ultima vez que visite la "capitale" justamente pasé por el metro tobalaba y tuve que seguir las tacitas de café...era bien chocante todo ese color de sopetón, llegaba a ser molesto realmente... por último que la publicidad fuera ingeniosa o visualemente atractiva, pero no eso tienen.....
igual que "musica de monos" me recordó la película Brazil y su carretera interminable de publicidad.

saludos ¡¡

2:33 p. m.

 
Blogger NEL said...

agradezco cuando una ciudad tiene rutas visuales no tan transitadas ...por ejemplo yo tengo el mal de caminar mirando sobre la fachada de la escala humana de los edificios ...es como otra ciudad un poquitito mas arriba..los riesgos son que choco a menudo pero descubro cosas interesantes por lo gral la historia de la arquitectura y la huellas del pasado plasmadas en los edificios...bueno una de las ventajas de la provincia porque al parecer no somos tan buen negocio aun...saludos roxi

9:09 p. m.

 
Blogger AngeLito said...

Fome lo de marketing, siempre predomina el dinero ante la belleza, el arte, la naturaleza y para qué hablar de las campañas políticas!! Ensucian literalmente cualquier vista, calle o cielo de todo un país.

Saludos... hay días que me pierdo, pero siempre vuelvo.

11:24 p. m.

 
Blogger tiranosaurio said...

pero la pantalla de Ahumada es top!! nada mal para ver un partido de lo que sea

2:02 a. m.

 
Blogger M A G A said...

Mira como son las cosas, buscando la palabra brandear llegué a tu blog. Me gustó tu comentario respecto a la estación Tobalaba y que la incluyeras dentro de las cosas que te gustan de la ciudad. A mí todavía me gusta el metro, a pesar de todo y tienes razón respecto a esos enormes y apabullantes carteles, lo peor es cuando están encima de edificios históricos aunque sea en labores de remozamiento, encima de una biblioteca como mínimo debería ir una copia de alguna obra de arte.
Voy a leerte con más calma, me gustó tu blog.

2:04 p. m.

 
Anonymous julita said...

ja, yo también llegué a éste blog buscando la palabra brandear! y todavía no logro entender para qué la usan éstos de marketing que creen que todos deberíamos saber su términos spanglish (porque para colmo son palabras yankees adaptadas...uff)

8:34 a. m.

 
Anonymous Anónimo said...

hola amiga chilena, me gustó leer mucho tu post sobre la publicidad btl como arruina la ciudad de santiago.Yo conozco santiago, no me fijé en esos detalles pero es cierto lo q dices q la publicidad cada dia nos invade más. Yo soy publicista del área de btl justamente, pero bueno, no nos gusta esto, sin embargo el poder de la publicidad y las empresas es tan fuerte que la necesidad de comunicar está hasta dond uno no se lo puede imaginar. saludos

11:47 a. m.

 

Publicar un comentario

<< Home