Una disgresión, de alguien que pretende dedicarse a escribir. Una especie de collage irregular, con ideas, uno que otro chiste, algún titular de diario, canciones, inquietudes, cualquier cosa que me diga algo, y que le diga algo a los demás.

julio 26, 2006

Felicidad

(Felicidad, en lenguaje de señas)

Lo he pasado bien en la vida, y lo he pasado pésimo también. No me gusta contestar cuestionarios, que supuestamente me definen. Una amiga me envió uno que había que completar y reenviar, y así todos podríamos saber algo más de los otros. Tenía una leyenda que decía “No seas FOME, será entretenido ya verás” … pero fui FOME y no lo contesté.

Esto fue hace tiempo, pero no sé por qué ahora me está bajando esta energía verborreica que tengo, incontrolable y carente de síntesis, y estoy escribiendo esta dispersión que seguro irá a parar a mi blog, como intento de definición. Esto de blogear me parece muy sano, me expreso y me desahogo, aunque creo que en otras etapas en que viví con rabia y pena profunda me hubiera servido tanto más que ahora. Pero quizás fue mejor empezar hace más o menos poco, para que coexistan entradas alegres y tristes, un contraste justo, una ambivalencia humana.

Antes hubiera escrito puras tristezas terriblemente intensas, o iras irrenunciables, y no ha pasado tanto tiempo (o en realidad sí, quién sabe) y me siento tanto mejor. Los surrealistas tenían un ejercicio en que intentaban definirse completando oraciones tipo “amo tal cosa”, “detesto tal otra” o “he llorado con”. Ellos y su remedo de la locura o su liberación de la impulsividad, da igual, pero con todos sus ejercicios y acciones creativas a veces me encantan y a veces me aburren. No imposible que aburran, pero a veces me impacientan, y en verdad la mayor parte del tiempo los admiro. ¿A qué venían todas estas palabras? ¿Qué quería decir? Que no me gustan las definiciones. Sin embargo, cuando leí la auto definición que se hacía Buñuel en El último Suspiro, me maravillé, lloré, y eso que iba en el metro.

Ya no lloro por todo.

Pero lloré a los 17 años al leer “Nudo de Víboras” de François Mauriac, lloré demasiado no me creía capaz de llorar tanto en una sola noche. Lloré también esa vez bajando por Churre Manzur, y me faltaba tanto por llorar, y lloré en la micro, y llamé a la Dani llorando y ella escuchó no dijo nada, solo me escuchó. Cuando corté me llamó de vuelta y me dijo “Roxi me llamó una niña llorando que tenía una voz parecida a la tuya, pero no eras tú, ¿Por qué no eras tú verdad?” Entonces nos reímos a carcajadas y supe que no era tan grave. Hay cosas que juré no haría nunca más, y sin embargo reincidí. Me propuse nunca más ser tan honesta, ni expresarme sin filtros, y me equivoqué. Pretendí no involucrarme demasiado con nadie, y ser lo menos humana posible, pero al final siempre termino queriendo tanto a la gente, a toda la gente, incluso a los más odiables. Me he desilusionado. He vuelto a creer. Me he desenamorado. Creí que me iba a morir de tanta pena. Sigo viva. Tarareo bip bip de Los Tres: “tengo tantas cicatrices que no hay dolor” Pero a veces hay y eso es lindo. Y otras veces hay felicidad, y eso es más lindo todavía. Pensé que la pena no se me iba a acabar nunca, pero se terminó. He sido feliz en tantos momentos, pero solo nombraré tres:

1. Andando en bicicleta en una tarde de primavera, con los cerezos llenos de esas flores que con suerte duran una semana.

2. Un atardecer con alguien especial caminando por providencia, y enredándome con los tiempos verbales, protagonizando esa canción de los Café Tacuba “Es un juego muy tonto del que no podemos salir, si sabemos que nos queremos pero no nos lo podemos decir”

3. Ese primer año nuevo, energía a mil, felicidad resplandeciente… Felicidad Eso es lo que todos al final buscamos, y es lo único que cuenta.

Desde hoy yo renuncio a mi estúpida renuncia.


11 Comments:

Blogger Markolino said...

yo soy feliz..

y mas ahora que me voy por todo europa mostrando mi arte ..y poner el nombre de mi pais muy en alto..

6:47 p. m.

 
Blogger Alvaro y sus desvaríos said...

felicidad
algo momentaneo
no sé por que jamas he dicho "este es el mejor momento de mi vida"

deber ser lo negativo que soy

creo que nunca he dicho "soy feliz"

saludos

7:51 p. m.

 
Blogger Parisgaladriel said...

Entiendo por que yo tambien he renunciado y reincidido... mil veces y en todo. Pero igual aprendemos, y aunque parezca difícil, si nos hacemos mas fuertes gracias a esas cicatrices. Saludos, muy buen post.

12:47 a. m.

 
Blogger Neblina said...

Roxi:

Pienso que si trataramos de verle el lado positivo a las cosas y a la vez aprendieramos a ser mas agradecidos de lo que tenemos no seriamos tan desdichados a veces.

Cariños.

9:00 p. m.

 
Blogger Marga F. Rosende said...

Me alegrá verte tan pletóricamente verborréica-
Un beso

7:13 a. m.

 
Blogger Boz said...

q post mas sincero ,o senti asi, es q la felicidad es tan dificil de necontarra peor a la vez tan facil, para aristoteles era "el ejercicio de las potencialidades en la practica de la virtud y la contemplacion de la verdad" cosa q encuentro cierta de algun modo, pero si nos fijamos en lo q decias tu, ahy cosas muy sencillas q nos hacen felices como esa tarde en bicicleta.

mi dia mas feliz cuando supe q era feliz.

1:44 p. m.

 
Blogger el mono azul said...

Estas cosas siempre me recuerdan una canción de Jaime Ross que dice:
"las ventanas de mi cuarto,
hoy se abrieron de repente,
y se que he sobrevivido,
al ahogo del ausente"

Con respecto a los surrealistas me apasionan los "cadáveres esquisitos"

8:02 p. m.

 
Blogger diabluzero said...

hola roxi, gracias por tu post! lo habia ojeado pero ahora con fuertes sentimientos embriagandome lo leo, y me llega... rescato el reirse con tu amiga, al final no es tan grave... pasará, y el renunciar a la renuncia, muy bien!
un abrazo.

ps. respecto a tu comentario, tampoco renuncio a que haya otra realidad posible, de hecho cuento con ello ;)

10:59 p. m.

 
Blogger tiranosaurio said...

lo bueno que ya no eres llorona, un paso a la vez!!!

10:31 p. m.

 
Blogger Bito said...

Vaya.... encantado de conocerla señorita.


Estupendo este post.

11:11 a. m.

 
Blogger Rosscorpion said...

Muy lindo pensamiento! Todos tenemos esos momentos felices, por los que ha valido la pena vivir!!

5:40 p. m.

 

Publicar un comentario

<< Home