Una disgresión, de alguien que pretende dedicarse a escribir. Una especie de collage irregular, con ideas, uno que otro chiste, algún titular de diario, canciones, inquietudes, cualquier cosa que me diga algo, y que le diga algo a los demás.

julio 30, 2006

¿Estás fumando?

¿Estás fumando?. Esta fue la pregunta que me hizo Pati mirándome a los ojos, después de que estuvimos largo rato en silencio tomadas de la mano.
Pati es una mujer joven, no es una niña, pero es una mujer joven, a quién conocí en un trabajo anterior, en donde se caracterizaba por su energía, su sentido del humor, por ser pretenciosa / coqueta, y sobretodo por ser muy, muy, muy alegre. Una alegría contagiosa y resplandeciente que transmitía a todos, ayudándonos a hacer más pasables los malos ratos que vivíamos en ese entorno, por aquél entonces.
Hablo en pasado por que ha transcurrido mucho tiempo, es increíble cuanto, y el sábado volví a ver a Pati. Pero ella ha perdido gran parte de esa alegría, está cansada y adolorida.
¿Por qué cuento esto?
Por que después de preguntarme si estaba fumando, Pati me pidió que les contara a todos quienes fuman el proceso que ha vivido ella, para que todos entiendan, "Por que una, nunca quiere entender ... yo me hacía la chistosita... y ahora me ves cómo estoy, cuéntales como estoy para que no fumen"
Antes de escribir esta entrada, me cuestioné si debía hacerlo o no, es decir quería cumplir el encargo de Pati, pero no quería escribir algo melodramático, tipo las notas que pasan el la tele para concientizar. Así que acá estoy intentando transcribir en la forma más sincera posible, las vivencias de Pati, vivencias que compartió conmigo este sábado, cuando la fui a visitar a la clínica en donde se encuentra hospitalizada por un cáncer pulmonar muy avanzado.
Pati tiene una capacidad pulmonar muy reducida, que le impide respirar normalmente, vive con sensación de ahogo permanente, a pesar de que está conectada a oxígeno todo el tiempo, y el sólo hecho de cambiar de posición en la cama que habita la cansa. Tiene bastante tos, y debe permanecer en cama. Me contó que de a poco fue dejando de hacer las cosas que solía hacer, de caminar, de salir a pasear con sus perros, de trabajar, de carretear, todo ... se fue recluyendo primero en una silla de ruedas, y después cada vez más en su casa, sin salir, todo lo contario a lo que ella ha sido toda su vida. "Yo no sé como llegué acá" me dijo, y después de otro largo silencio, me contó de dos ahogos muy grandes consecutivos "con escándalo" que tuvo en su casa y de cómo la habían transportado a la clínica. Agregó que "lo peor es cuando te ahogas, no puedo transmitirte lo horrible que es". Me contó que se aburre y que pierde la noción del tiempo, aunque está conciente que es afortunada por que está en un lugar donde la tratan bien, el equipo que trabaja en forma voluntaria es especializado y muy afectuoso, está en una habitación amplia, con un ventanal con vista a la cordillera (nevada por estos días) con pajaritos que la vienen a visitar, con familiares y amigos que están pendientes de ella. Pero así y todo, eso no es lo que solía ser su vida, y está triste, está cansada. Las quimios y las radios a las que se sometió fueron devastadoras, su cuerpo está agotado y sufre dolores intensos, siente nostalgia de acciones tan sencillas como caminar, de su pelo y de algunos dientes que ha perdido.
¿Te acuerdas que yo caminaba?
¿Te acuerdas que yo tenía pelo?
Me hacía ese tipo de preguntas que yo no sabía cómo contestar. Mi reacción a pesar de que me había hecho una idea previa de la situación para llegar más o menos mentalizada, fue bastante torpe, y permanecí al menos al principio gran parte del tiempo en silencio. La dejé que me contara, que se desahogara. Después traté de contarle las cosas que pasan afuera, de llevarle con mis relatos un poco de esa realidad que ella tanto extraña, contarle que estoy haciendo yo, que están haciendo los demás, cómo están los días, las esperanzas de cada uno, las novedades.
Con los remedios se duerme a ratos y me lo advirtió, "si me quedo dormida, o me pongo a hablar leseras, no me hagas caso" y mi única respuesta fue una caricia en su cabeza.
Después llegó su hija, con amigas y un bebé, y con esa pequeña vida que recién se está formando la habitación se llenó de alegría, de esa alegría que caracterizaba a Pati, y que en este momento le hace falta para enfrentar este largo proceso. Y la presencia de Agustín (el bebé), trajo esa alegría, y los ojos de Pati volvieron a brillar.
Es para mí muy extraño estar contando todas estas cosas, por que cuando salí de la clínica yo sentía una sensación de ahogo, y me dolía el estómago con un tipo de dolor que no había experimentado nunca antes. Y ahora estoy acá, intentando contar todo esto que viví, pero solo les relato acciones, que más o menos se aproximan a esa realidad, pero entendí y aprendí muchas cosas, que no había entendido nunca antes. Y todo "eso" que se está quedando afuera, no tengo cómo transmitirselos, aunque espero les llegue algo.
A todos nos han hablado de los efectos nocivos del cigarrillo y nunca los tomamos en serio.
Aunque afortunadamente nunca he fumado, no puede dejar de preocuparme que muchas personas sin saberlo de verdad "sin querer entender nunca" se están matando de a poco.
Me duele ver a una persona querida, entrañable como Pati, sufriendo tanto. En parte por su desconocimiento e inconciencia (como ella misma lo aseguró) y sobre todo por los intereses egoístas y descarados de una industria que mueve millones mundialmente (no me alcanza la imaginación para visualizar los ceros) a costa de la vida de los demás.
El cigarrillo contiene 4.027 químicos, de los cuales 200 son venenos conocidos y 60 son cancerígenos.
LA NICOTINA y EL ALQUITRÁN son las sustancias más nocivas.
Estos no son sólo números y nombres de sustancias ... las dosis de Nicotina, que se encuentra en el cigarrillo, pueden MATAR a una persona. Pero antes de fumar la cantidad necesaria para acumular la dosis mortal en la sangre, la persona sufrirá una larga y penosa enfermedad.
Esta es una realidad que podemos tratar de evitar, impidiéndo que la sociedad de consumos en que vivimos inmersos, nos imponga ideas y costumbres tan dañinas como fumar.
¿Están fumando?
Por favor si lo hacen, busquen la forma de dejar de hacerlo.

4 Comments:

Blogger Markolino said...

a ver..

mi noble opinion..

cada cual hace de su vida un festin..
tengan por seguro que los fumadores saben todo eso..pero se quieren morir fumando..y eso hay que respetarlo..igual mueren en su ley..

como hay fumadores que nunca mueren por fumar..
las cosas no se pueden generalizar..
y por ultimo es un negocio..dificil de erradicar..como el del alcohol..que es igual de grave al del cigarro..

een fin..

lo peor de todo es que hago las 2..fumo ocacionalmente y cuando bebo..pero es deli..y si me tengo que morir pues de algo tendra que ser..

1:10 a. m.

 
Blogger Neblina said...

Roxi:

¡Que triste lo que cuentas! Sé que cualquier tipo de cáncer puede matarte, ya lo vivimos con la partida de una prima y de su madre aquejadas por cáncer ovárico y al estomago respectivamente, quedó un vacío muy grande en nuestra familia, lamentablemente por ahora no es una enfermedad que se pueda curar.

Recuerdo que cuando estaba en la media tuve una profesora de gimnasia, flaquísima que se fumaba mínimo como 3 cajetillas al día, cuando no podía fumar andaba temblando como si sufriera de tercianas. Siempre la vimos fumando, ella no se despegaba de sus queridos “puchos”. Otro caso que recuerdo es el de un tío político que también se murió de cáncer pero al estomago y como era época de navidad (días antes de que falleciera) él reclamó porque le habían regalado una polera sin un bolsillo chiquitito para guardar su cajetilla de cigarros, ya que ahí siempre los guardaba, no alcanzó a usar la polera que le habían regalado. Lamento mucho lo que cuentas, no hay palabras que mitiguen el dolor en estos casos. :(

Cariños.

4:42 a. m.

 
Blogger Marga F. Rosende said...

Debiste empatizar mucho con P. para sentirte tan mal bonita.
Tremendo post.
Un beso

5:03 a. m.

 
Blogger Viejito Cibernetico said...

Oiga chiquilla, gracias por la preocupación... paso corriendo... no alcanzo a leer ahora, pero vuelvo... un guiño.

El vete

8:32 a. m.

 

Publicar un comentario

<< Home