Una disgresión, de alguien que pretende dedicarse a escribir. Una especie de collage irregular, con ideas, uno que otro chiste, algún titular de diario, canciones, inquietudes, cualquier cosa que me diga algo, y que le diga algo a los demás.

mayo 23, 2006

Mis palabras estarían de más...

En la entrada de ayer, hablaba de que por lo general, en cada texto que leo hay fragmentos que me estremecen, y que subrayo o trato de recordar, de fijar en mi mente, para sentirme más acompañada en el camino, o para recurrir a ellos cuando me hagan falta. Ahora estoy terminando la lectura de "Hijo de Ladrón" de Manuel Rojas, y hay tantas partes que me han parecido preciosas, que estuve varios días desistiendo de la idea de citar alguna acá en el blog, por que no me parecía justo, ya que cada fragmento relevante para mí, me parecía incluso más conmovedor que el anterior. Sin embargo hoy leí un fragmento tan certero, tan oportuno y tan sintonizado con uno de mis principales leit motivs (que contradictoriamente me mueve y me inmoviliza a ratos) que supe de inmediato que ese era mi fragmento, a pesar de ser de Manuel Rojas, y sobre todo de todos los lectores que afortunadamente han llegado a él.
El tema que trata no se los enuncio, por que está tan claro y tan bien planteado que mis palabras estarían de más. Además al respecto ya he hablado harto en entradas anteriores aunque nunca no la claridad abismante, ni con la belleza triste y poética, pero valiente de Rojas.
No es una exageración de verdad estoy profundamente tocada por este fragmento que aquí les dejo:
"Tal vez sea difícil explicarlo y quizá si más difícil comprenderlo, pero así era y así es: dame tiempo para mirar y quédate contando tu mercadería; dame tiempo para sentir y continúa con tu discurso; dame tiempo para escuchar y sigue leyendo las noticias del diario; dame tiempo para gozar del cielo, del mar y del viento y prosigue vendiendo tus quesos o tus preservativos; dame tiempo para vivir y muérete contando tu mercadería, convenciendo a los estúpidos de la bondad de tu programa de gobierno, leyendo tu diario o traficando con tus productos, siempre más baratos de lo que los pagas y de lo que los vendes. Si además de tiempo me das espacio, o por lo menos no me lo quitas, tanto mejor: así podré mirar más lejos, caminar más allá de lo que pensaba, sentir la presencia de aquellos árboles y de aquellas rocas. En cuanto al mar, al cielo y al viento, no podrás quitármelos ni recortarlos; podrán cobrarme por verlos, ponerme trabas para gozar de ellos, pero siempre encontraremos una manera de burlarte" Manuel Rojas

3 Comments:

Blogger Matilde "La Maga" Avellaneda said...

Gracias por la ayuda!!!!

2:21 p. m.

 
Blogger Viejito Cibernetico said...

Allá vamos......... siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii.

Gracias, lo leí en el momento justo.

El abue

5:27 p. m.

 
Blogger popcorn said...

primero que todo me encanto el comentario que dejaste en mi blog. lo lei varias veces. gracias por darte el tiempo de leer y escribir.
lo otro, es q hijo de ladron es un libro bakan, me parece increible como describe la carcel o el hambre..pero sobre todo las reflexiones que hace a medida que avanza la historia es increible.
nos leemos
bye

11:45 a. m.

 

Publicar un comentario

<< Home