Una disgresión, de alguien que pretende dedicarse a escribir. Una especie de collage irregular, con ideas, uno que otro chiste, algún titular de diario, canciones, inquietudes, cualquier cosa que me diga algo, y que le diga algo a los demás.

mayo 01, 2006

Grandísimo Cronopio

Quienes me conocen un poco, o han leído algunas de mis entradas, habrán advertido que soy una gran admiradora del Cronopio Mayor: Julio Cortázar.
Por lo mismo, este domingo, no podía perderme la proyección del documental de Tristán Bauer “CORTÁZAR”, en el Cine Arte Normandie.
Este bello trabajo es de 1994, y en él Tristán Bauer ofrece una mirada poética llena de sensibilidad, que se aleja bastante de lo que uno pudiera esperar de un documental acerca de un escritor: una reconstrucción histórica de su vida.
Bauer nos muestra el mundo público y privado de Julio Cortázar, reconstruyéndolo a partir de sus propios relatos, a través de grabaciones de audio y entrevistas en la voz del mismo Cortázar, y lectura o voz en off de otros relatos del autor a cargo del actor Alfredo Alcón, apoyados por imágenes de su entorno urbano (B.Aires, París), detlles como las gotas de lluvia, y por supuesto los infaltables tangos. De esta froma Bauer nos permite entrar al mundo del más grande y mejor exponente de los cronopios.
¿Qué es un cronopio?
Para quienes aún no lo saben pero seguro lo intuyen, les puedo decir que en sus textos (principalmente en “Historias de Cronopios y Famas”), Cortázar describe a los cronopios como criaturas ingenuas, idealistas, desordenadas, sensibles y poco convencionales, en contraste con los famas, quienes se caracterizan por ser son rígidos, organizados y sentenciosos. ¿Ustedes se sienten cronopios o famas?.
Volviendo al documental, está muy bien hecho, los relatos escogidos son muy oportunos, por que nos permiten recorren en compañía del mismo escritor sus principales temas, amores, preocupaciones y convicciones.
Los textos unificados por el relato audiovisual, se complementan a la perfección con fragmentos de entrevistas a Cortázar, a las que se les da una segunda lectura.
En sus entrevistas, Cortázar con sus enormes ojos tristes / contemplativos, sorprende por su lucidez, hablando de la realidad latinoamericana, de sus fenómenos sociales, políticos y literarios, de su nacimiento, de episodios de su vida, de su amor y de la partida de la osita, en fin de todo un poco.
Es bien emocionante, evoca mucha nostalgia de lugares y seres queridos, la relación con la ciudad y el estado transitorio, y la magia, de las caminatas o viajes en el metro también tiene su lugar fundamental.
Justo en un momento en que yo ya me estaba secando algunas lágrimas, Cortázar dice que él es de los que lloran en el cine y después salen así un poco disimulando la cara. Bueno a la salida habíamos muchos sensibles cronopios disimulando la cara, pero con los ojos que todavía nos delataban un poco.
Si les interesa, la repiten el día miércoles 3 de Mayo, en el mismo Cine Arte Normandie.
¡No se la pierdan!
Los dejo con la letra de un tango escrito por Cortázar, presente en la película.

LA CRUZ DEL SUR

Letra de Julio Cortázar
Musica de Edgardo Cantón

Vos ves la Cruz del Sur
y respirás el verano con su olor a duraznos
y caminás de noche mi pequeño fantasma silencioso
por ese Buenos Aires, por ese siempre mismo Buenos Aires.

Extraño la Cruz del Sur
cuando la sed me hace alzar la cabeza
para beber tu vino negro, rnedianoche.
Y extraño las esquinas con almacenes dormilones
donde el perfumo de la yerba
tiemble en la piel del aire.

Extraño tu voz,
tu caminar conmigo por la ciudad.
Comprender que eso está siempre allá
como un bolsillo donde a cada rato
la mano busca una moneda, el peine, llaves,
la mano infatigable de una oscura memoria
que recuenta sus muertos.

La Cruz del Sur, el mate amargo
y las voces de amigos
usándose con otros.
Me duele un tiempo amargo
Ileno de perros y desgracia
la agazapada convicción de que volver es vano.

Comprender que un mar es más que un mar,
que la muerte se viste de distancia
para llegar de a poco, lenta, interminable,
como una melodía que se resuelve al fin
en humo de silencio.
Extraño ese callejón
que se perdía en el campo y el cielo
con sauces y caballos y algo como un sueño.
Y me duelen los nombres de que cada cosa
que hoy me falta,
como me duele estar tan lejos
de tu caricias y de tus labios.

Extraño tu voz
tu caminar
conmigo por la ciudad.

4 Comments:

Blogger Anja said...

Amiga,
De todas maneras me considero un Cronopio, no cabe duda.
Oye, la letra del tango me pareció preciosa. Me produjo un sentimiento muy especial. Por un lado, me recordó a las épocas en Kenia, cuando echaba de menos chile. Y por el otro lado me recordó lo que siento hoy en día al pensar en Kenia!

1:02 p. m.

 
Blogger boris said...

roxi, hola, gracias por tus palabras, espero que seas asi de intuitiba con las miradas que ves a diario por la ciudad, si te das cuenta nos topamos con tantas miradas mientras vamos en nuestra ruta
bueno creo que soy un cronopio, no tengo dudas de eso
saludos
pd: me gusto el color del cuadro sobre tu madre

2:22 p. m.

 
Blogger Hank Chinaski said...

Mierda me ancanta el ca'eza de gato, la rabia que me da que acá en conce "la cuna del ró" (cliché de mierda ese..) no hay un cine normandie...

saludos y pasaré a menudo...

5:10 p. m.

 
Anonymous Anónimo said...

amo a las cronopias que aman los cronopios bella flor que armonizas el jardin de la sabiduria.
la amada ama lo amado confundiendo la belleza de lo creado en el pensar selecto y multitudinario donde podremos algun dia encontrarnos.
lo deseo,te necesito

8:35 a. m.

 

Publicar un comentario

<< Home