Una disgresión, de alguien que pretende dedicarse a escribir. Una especie de collage irregular, con ideas, uno que otro chiste, algún titular de diario, canciones, inquietudes, cualquier cosa que me diga algo, y que le diga algo a los demás.

septiembre 10, 2008

Críticas


He tenido más tiempo para hacer nada, mucho más tiempo para hacer nada de lo habitual. Por lo mismo me he paseado por internet leyendo información sobre los más diversos temas (a ratos sumergida en aburrimiento sedante / pero no me es lícito salir a caminar por ahí y dejar la supuesta pega botada), y me he encontrado con algunas críticas de lo más desagradables.


Y no hablo de críticas a mi personita, ja, ja, eso sí que me encrisparía. Hablo de críticas a los nuevos trabajos de Woody Allen (director de cine archiconocido y admirado), y de Brett Anderson (músico - vocalista de los disueltos Suede). Las aclaraciones entre paréntesis están demás, pero nunca se sabe, no todo el mundo tiene que conocer a todo el mundo, en fin.


Más simple, muchísimo más simple, sería no leer las críticas que no me tincan, pero si mientras busco una cosa, aparecen, como que engancho y no puedo dejar de leerlas, aunque me enoje en el camino. Por que me enoja leer que digan que con "El sueño de Cassandra" Woody demuestra que le queda muy poco por decir ¿?, no solo es mala onda el comentario, si no que es como una falta de respeto también.




Lo otro que leí y me cargó fue referente al más reciente disco de Brett Anderson, "Wilderness".

Todavía no esucho este disco, más que pedacitos que he encontrado en algunas páginas, pero lo han tapizado de críticas, diciendo entre otras cosas que Brett "se refugia en su supuesta búsqueda y propuesta intimista, que no es más que la opción de los cobardes", o algo así. Osea, córtenla con tanta agresión ¡por favor!.

Repito que no voy a hablar de "Wilderness" por que no lo he escuchado, pero su disco solista anterior "Brett Anderson" (bueno claro, como que no chorrea originalidad el título), es un disco muy lindo de sonido dulce, limpio, elegante y tristón que a ratos se vuelve monótono bastante alejado del sonido energizante, irónico, sexualizado de los trabajos de Suede. No por eso vamos a decir que el intimismo es el refugio de los cobardes, es como una exageración demasiado grande, ¿o no?.

Pasa también (y acá me voy a alargar un poco) que uno percibe los nuevos trabajos de los diferentes artistas, en diversos ámbitos, cargándolos y a ratos, sobre cargándolos de las expectativas propias, de las cuales si razonamos un mínimo, ellos no tienen por qué hacerse cargo. Por que, qué pasa si Brett después de 12 años (tomando como referencia el disco Coming Up de 1996), está en otra etapa de su vida, y ya se aburrió de los amoríos locos, de los excesos, de la fama, y está viviendo cosas nuevas, está explorando su interior a ver qué sale. Si tiene esa necesidad, ¿por qué se la va a negar?, por el simple hecho de que sus admiradores pretenden seguir escuchando canciones nuevas, pero que suenen igual que Trash o que Beautiful Ones?. Por ese simple motivo debiera autoplagiarse, y desconocer su legítima necesidad de buscar nuevos sonidos, nuevas cosas que decir? No me parece justo tratar a alguien que trabaja con su creatividad y con sus emociones, como si fuera un mero productor de hits (independiente que en el pasado sus búsquedas hayan resultado ser hits), y exigirle que en doce años nada haya mutado en él, que nada lo haya estremecido.

Admito eso sí, que la primera vez que escuché el disco "Brett Anderson", fui adelantando todas las canciones al toque, por que lo estaba sobrecargando de mis expectativas (quizás todavía un poco adolescentes, o excesivamente nostálgicas), que claramente no coincidían con la propuesta del disco, y hasta debo haber pensado ¿qué onda este disco / qué te pasó Brett?, pero después con más calma me fui adentrando en ese nuevo universo y me sedujo lentamente, y ahora lo escucho bastante seguido, claro que lo evito los días tristes, por que en esa instancia su cierta monotonía se puede volver fatídica.

Ya me fui de la idea inicial, que creo en realidad en ningún momento esbocé mientras me iba por la ramas y los ejemplos, pero quería decir que me cargan los críticos que hablan con autoridad, con una certeza que no sé de a dónde sacan, de cualquier tema, desde su tranquilidad de escritorio (que probablemente se asemeje mucho más un refugio de cobardes).

Me cargan completamente, por que te dicen qué debes ver y qué no, qué debes leer y qué no, qué debes hacer y qué no, con una solemnidad de catedral que me aterra. Para qué tanta seriedad? muchas veces sobre temas intrascendentes? Por último podrían expresarse con sentido del humor, con ironía como lo hace Camilo Marks (que me saca carcajadas cada vez que lo escucho), o como Hermes que está loco y le dice Blanco Lewin a Liam Nesson (por que lo encontrará parecido físicamente supongo) y siempre me saca risas con las asociaciones y tonteras que se le ocurren.

Bueno, a propósito de Camilo Marks, ayer o antes de ayer vi dos entrevistas a él. Lástima que los entrevistadores eran unos lateros (Julio César Rodríguez e Ignacio Franzani en Zona Latina y Vía-X respectivamente), pero con entrevistadores lateros y todo, el viejo se lució, por que seco y chispeante, y se ríe mucho no sólo de todo lo que critíca si no de sí mismo también.
Punto a parte, ¿Franzani por qué habla tan raro?, como sobre actuando de sí mismo sobre actuado? No lo toleré y tuve que cambiar de canal, y caí en zona Latina donde el somnífero de Julio César, también desperdiciaba a su tremendo invitado (por que claro en TVI, hacen un pack y graban el mismo día un invitado para todos sus programas en sus dos señales / Paréntesis adentro del paréntesis [TVI nombre de la productora que realiza y emite las dos señales de cable, productora que antes se llamaba EDU Comunicaciones, antes Vía Comunicaciones, antes Providencia Televisión y quizás cuantas otras razones sociales ... no si las empresas en Chile tienen una facilidad para hacer chanchullos permitidos por la ley]).
¿En qué me quedé? Ah claro en que Julio César es somnífero, e insiste en hacer un late show (ahora con un programa que se llama "Sin dios ni late"), sin tener una noción vaga de qué lo que es un late. En su intento anterior "La Tele o Yo", lo único bueno que vi, fue al mijito rico de Nicolás Eyzaguirre (no confundir con Sebastián Eyzaguirre, el notero chillón de CQC) cantando y tocando guitarra en una atomósfera rock, potente fuera de la formalidad de los cargos tan top que ostenta en su trayectoria política. Ya, pero no por mi ataque hormonal me voy a olvidar, que Julio César es somnífero, finalmente de eso estaba hablando ahora último. No cacha lo que es un late show, así que para que se oriente un poco, yo le recomendaría que sintonize I Sat como a las nueve de Chlito, y vea el "LATE NIGHT WITH CONAN O’BRIEN", ese sí que es Late show, con Conan O´Brien, riéndose de todo el mundo y empezando (como debe ser) por sí mismo. Me dan espasmos de la risa mientras lo escucho y lo veo, en mis anocheceres de bicicleta estática, mientras peleo por que alguien hizo unos borrones medios truchos en la pizarra, me pico conmigo misma por que se me quedó la toalla de mano y estar goteando sudor es como asquerocito, o suspiro por que pasa por ahí algún galan (aunque bien sinceramente los chicos musculines no son muy de mi tipo).
Bueno y casi para finalizar, no olvidar que "para gustos hay colores" como dice mi sabio padre que ahora no sé por qué motivo le ha dado por hablar como mejicanote y cojear de puro gusto A modo de ejemplo mi hermana encuentra "rico e inteligente" a J.C (Julio césar, se entiende, no es Jesus Cristo), no si hay cada incauta en este mundo ...
¡Qué horror! me acabo de dar cuenta que he hecho más de una crítica sin ningún argumento. ¿Será una mala costumbre pegajosa? ¿Soy muy influenciable? Me voy a quedar un rato pensando en eso.
¿Las fotos? sí, no tienen nada que ver con la entrada, pero la saqué por estos días, mientras mi mente cansada rumeaba cosas como éstas, y pensé subirlas por que las encuentro más o menos interesantes, a ver si me las critican. La primera es una casa en demolición desde un vidrio empañado de la micro, y la segunda es un anochecer en la alameda.

3 Comments:

Blogger Alfonsina said...

Wuaaaaaaaa!!! Roxiii!!!

Tantos siglos! Primero, quiero pedir disculpas por haber desaparecido tan cabronamente (lo reconozco) pero hay épocas en que el tiempo falta y como dices, otras en que el tiempo sobra (aunque nunca tanto).

Sí me faltó tiempo para visitar, pero no para escribir. Ahora tengo tiempo y ganas de visitar y no tanto de escribir, tu cachai, de puro Cicuta...O Maleza?

Bueno, de tu post, me declaro una incompetente porque soy lo más ignorante que hay en historia y geografía y en películas. PLOP!

Te mando un abrazo! :)

Alfonsina (...Ciuta O Maleza?...)

PD: Feliz 18!

11:51 a. m.

 
Blogger Sebastian Norris said...

Holaaaa.
vale por pasar por el blog.

Oye, Woody Allen se merece las criticas.
Que feo lo de Woody.

Me acuerdo del capitulo de los Simpsons cuando van a Japon.
Jajajaja.


Weno eso.
Que estis muy bien.

Becho becho.
Baibai.

3:22 p. m.

 
Blogger gonzalo said...

yo tb soy latero, pero soy tu amigo.

besitos.

6:14 a. m.

 

Publicar un comentario

<< Home