Una disgresión, de alguien que pretende dedicarse a escribir. Una especie de collage irregular, con ideas, uno que otro chiste, algún titular de diario, canciones, inquietudes, cualquier cosa que me diga algo, y que le diga algo a los demás.

septiembre 03, 2008

Chacra


En realidad sigo extremadamente positiva y quizás sea la única habitante de Santiago que le ha tomado el gusto a esto de andar en micro, aunque suene absurdo.
Claro, es que a veces me voy prácticamente colgando, o en la "pisadera" como he escuchado que le dicen a la escalera de la micro, o con desconocidos que no son para nada de mi tipo en una proximidad casi promiscua, y así un montón de cosas desagradables, pero he recuperado un espacio de reflexión que había perdido.
Evidente, por que cuando me venía a la pega con mi amiga Carola (que ahora está cesante y encomendándose a San Expedito, entre otros), nos veníamos pelando a todo el mundo (y en particular a los poderosos), contándonos capítulos muchas veces intrascendentes de la vida, o riéndonos de cualquier cosa que nos permitiera por un rato no pensar en el work. Al respecto, en mi caso al menos, no hay nada que hacer, por que incluso en los trabajos más entretenidos en los que he estado, siempre sobrevive esa sensación de "qué estoy haciendo aquí, hay una vida esperándome afuera", un certeza de que la vida es más que producir dinero para uno (poquito) y para otros que están más arriba en la escala jerárquica (mucho). Obvio, tengo mi lado resentido también, aunque estoy consciente que soy muuuuuuuy afortunada en muchos sentidos. Pero el trabajo formal, de oficina, no es lo mío, definitivamente. Reaparece uno de mis Leitmotiv, puaj que siútica, pero lo pensé.
Me estoy desviando de la idea central, que era que en mis trayectos casa-pega, ahora que los hago en micro y sola, aprovecho de leer (en estos momentos a Cocteau, pero después tengo una laaarga lista de autores con los que ponerme al día, libros regalados para mi cumple, otros comprados en mis escapadas a Baires, tb "La oscura vida radiante" que me espera, y así un montón de títulos que finalmente van a dejar de juntar polvo en mi librero), escuchar música bonita (repetida hasta el cansancio, por ejemplo ahora puedo escuchar varias veces seguidas "Something Changed" de PULP de una manera enfermiza, como si nada), y todo esto mezclado con la contemplación del extraño paisaje urbano y su metamorfosis a medida que se acerca al límite norte de la ciudad, me da mucho que pensar. Brotan muchas ideas, muchas imágenes a veces inconexas, a veces delirantes, otras simples y muy verdaderas, y todo va dando vueltas, en un desorden entretenido que creo puede llegar a ser fecundo, si logro desenmarañarlo un poco.
Me doy cuenta que tengo la chacra en la cabeza, que sigo con mis afectos confusos, mis prioridades muchas veces sin definir, mis recuerdos mezclados, mis sueños palpitantes, mis obsesiones en marcha, etc. Pero todo eso lo siento muy vivo, con una lucidez inusitada que sólo alcanzo durante la mañana, durante el deambular por la ciudad con la cara lavada y el pelo húmedo. Esa lucidez va desapareciendo durante (chucha no se me ocurre un sinónimo para "durante" y ya he repetido esta palabra demasiadas veces ...) el resto del día, y la recupero al anochecer después de la piscina, cuando salgo livianita y enérgica, nuevamente cara (y cuerpo completo en realidad) lavada y pelo húmedo. Esa frescura, esa sensación de casi felicidad, sin ningún motivo aparente / evidente me revitaliza. Y vuelvo a mi deambular por la ciudad, ahora oscura, con sus pequeñas pintitas anaranjadas, con su belleza por accidente (las luces de las oficinas que iluminan irregularmente, que se ven tan lindas, y las que en realidad son personas con problemas, solucionando cachos de última hora). Como que en ese deambular me re encuentro, quizás hay algo en mi naturaleza que es así, ser de tránsito, en esa fugacidad, en ese algo inhaprensible, hay una potencialidad enorme, que me conmueve.
Tengo la chacra en la cabeza, pero de a poco la voy ordenando, quizás si logro ordenar mi interior, logre traspasar algo de ese orden a mi escritorio que también está chacreado (y ojo que fotografié el de la ofi, por que el de la casa está infotografiable, ese sí que es desorden y me da un poco de pudor compartirlo).
En realidad no sé si me interesa tanto el orden, quizás es cierto eso de que sólo el caos genera creatividad.

11 Comments:

Blogger Karenvon said...

Yo comparto tus ganas de tener ese espacio de reflexión para uno solita... ahí sentada en la micro donde nadie te va a meter conversa...

Muchas veces he pensado como me gustaría volver e ir en micro día a día para tener esa horita para leer, cosa que uno a veces no se brinda al llegar a casa porque te pones a hacer mil cosas.

Sobre el sinónimo de durante...podría ser en el transcurso :P

Y la chacra en la cabeza la tenemos muchos, por no decir todos...el que no tiene chacra no debe tener vida :P

Jjajjaja que tajante mi último comentario...

Saludos!

4:58 p. m.

 
Blogger Karenvon said...

A todo esto me falto aclarar que no tengo la dicha de tener una horita diaria en la micro para mirar, leer, y reflexionar (diablos es necesario reflexionar más aún)...porque vivo muy cerca de la Universidad, y de lo que antes era mi lugar de trabajo (ahora ando de cesante tesista por la vida)

5:03 p. m.

 
Blogger Eri-Eri said...

my dear ROXY!!
q gusto q andes con esa actitud tan positivaa!! tengo q copiarte!! de veras q disfrutas el viajar en el micro, lastima q aqui el transporte publico APESTA, no hay tu creess? sino yo me la pasaria en camion o metro
un abrazoo

10:59 a. m.

 
Blogger Ma. Antonieta said...

Eres muy positiva, aprovechas todo minuto para disfrutar y hasta "curturizarte". Idola!! yo prefiero caminar antes de subirme a una micro.
Y sobre la chacra, todos estamos igual, el otro dia intentamos cambiar el mundo con mi cuñada y le comentaba a ella lo dificil que es ahora cuestionarme si mis valores son aplicables con las nuevas generaciones. Quiero que mis cabros chicos sean buenos, o sean "pillos" ( en el sentido de vivo no de ladrón) y crest.... no lo se. Tambien tengo la chacra.

11:10 a. m.

 
Blogger markin said...

Creatividad en la chacra... parece cierto. Obvio que para el creativo :)

Total, siempre se dice cada uno entiende su desorden, entiende su vida, su caos aparente. Uno sabe hasta donde llega, hasta donde quiere ir. Si la situación se sale de nuestras cavilaciones, "calma" que sólo nosotros sabemos el camino". En muchos casos estamos esperando que otro nos diga eso que queremos oir.

He estado así como tú, qué hago aquí encerrado, mientras la vida afuera sigue curso.

Hallo placer en los esporádicos paseos en bus, el ver esas calles que no veía, la gente... siempre hay algo que contemplar.

Tan en tu mente me siento, al leerte.

Chau.

11:53 a. m.

 
Blogger dany said...

a mi me encanta viajar en colectivo, por lo mismo q a vos, me provoca pensamiento, contemplacion, reflexion...un beso gigante

2:50 p. m.

 
Blogger Pamela said...

Me encantaron tus reflexiones acerca de espacio tan "privadamente público" que es la micro. Me hiciste rebobinar la película a los años en que viajaba de Viña a Valparaíso cada mañana y de tarde hacía el mismo proceso al revés. Las micros de Valparaíso tenían la particularidad de llevar la radio a todo chancho. Yo esperaba en el paradero y desde abajo escuchaba qué radio llevaba la micro encendida para decidir si me subía o la dejaba pasar hasta que llegara una con la música que yo quería escuchar.

Con respecto a la lectura: había un profe en la U que nos decía que los libros se podían clasificar entre los que se leían en la micro y los que definitivamente no se podían leer en la micro.

3:29 p. m.

 
Blogger Pamela said...

Hola Roxi linda> Por supuesto que me acuerdo de tu post. Y cuando lo subiste yo ya había ido al Castelar y tenía las fotos, pero dejé pasar el tiempo.

Te cuento que la habitación 704 la han "remodelado". La intendencia de Bs. As. creo, llamó a un concurso para darle un toque y transformarla en algo especial. No sé si lo lograron, no hay muebles, sólo una mesita y una silla, demasiado vacía encuentro yo.

Pero lo triste es que está siempre cerrada. Yo leí en una guía de la ciudad que los domingos se abría al público, pero es evidente que eso no es rentable para el hotel. Yo lo que hice fue alojarme en el hotel, y me hice amiga de la gente de la recepción, esperé y esperé hasta que uno se dió el tiempo de llevarme a verla. Por cierto el mozo realmente no entendía qué asunto tenía ir a ver una pieza vacía.

Mi amor por Federico es como el tuyo, incondicional. Fue mi padre quien me enseñó a quererlo y a llorarlo. Algún día voy a ir a Granada

4:53 p. m.

 
Blogger boris said...

roxiiiiiiii, me acorde de la sección del sábado el escritorio de ....
pensarias que hace unos años atras en vez de un mouse tus antecesores usaban lápices..pinceles..de distintos colores...pero tu solo un mouse ...mas tu creatividad
un abrazote

12:52 a. m.

 
Blogger franco ferreira said...

me encantó el post! derrochas un optimismo notable. Y envidiable. además, me hiciste reir con un par de cosas, jeje, como eso de no encontrarle sinónimo al "durante". se ve que te complicó esa parte del texto.

Y lo otro, lo de repetirse enfermizamente una canción cuando uno puede dedicarse tiempo a sí mismo. Que hueá más entretenida si ten gusta un tema y lo repites y lo repites y lorepites, como desquiciado, jeje

me gustó mucho leerte.

Cuidate y nos seguimos visitando ;)

7:31 p. m.

 
Blogger Alvaro y sus desvaríos said...

me gustó esa cosa para tomar notas de pulp, donde se consiguen ????

pasaba a saludar, me dio como un impulso por saber de ti y visitar tu blog. Si, hace tiempo que no escribo nada ( y creo que no volveré a escribir) y no sé si dejar que mi abandonado blog se caiga a pedazos o decididamente eliminarlo.....no me dan ganas ya de escribir ni de leer blogs. Es una lástima, durante tres años fue un gran hobby pero ahora mis energías están en otra cosa. Todo tiene que morir en algún momento. Lo que me apena grandemente es el de dejar de conocer y de sentir cuando, por ejemplo, te leo.
Saludos

9:35 p. m.

 

Publicar un comentario

<< Home