Una disgresión, de alguien que pretende dedicarse a escribir. Una especie de collage irregular, con ideas, uno que otro chiste, algún titular de diario, canciones, inquietudes, cualquier cosa que me diga algo, y que le diga algo a los demás.

octubre 16, 2006

Las calles de Baires


Siguiendo el consejo del taxista que les comentaba en el post anterior, empezaré por las calles de Buenos Aires, pues “ahí está todo”.
Las calles de cualquier ciudad, si las observamos con atención, nos hablan de la gente que las transita, que las habita, de sus historias, alegrías, penas, en fin … de su día a día.
Hay avenidas gigantes, e impresionantes como la 9 de Julio, que según los bonaerenses es la avenida más amplia del mundo. No conozco tanto el mundo, como para saber si es cierto, pero al menos de los lugares que yo conozco (Chile, Ecuador, Perú, Italia) sí. Una bonaerense que nos llevó el día sábado en la mañana a recorrer la ciudad en su auto por un tour de compras (Dios! Qué hacía yo metida ahí) me contaba que esta avenida tiene 140 metros de ancho, y que lleva su nombre en honor del Día de la Independencia argentina (9 de julio de 1816).
Pasé varias veces por esta avenida, pues el Hotel en donde me quedé estaba bastante central, y para ir a cualquier lado salía a caminar por Corrientes, que se cruza con la 9 de Julio. Justo en esa intersección se encuentra el Obelisco. Que es el símbolo de la ciudad, que fue inaugurado en 1936, con motivo del cuarto centenario de la primera fundación de la ciudad. (acá calculando, no me coinciden los números y no entiendo nada, pero eso me dijeron, y quizás la primera fundación es muy anterior, o algo entendí mal del relato).
Se supone que esta avenida fue trazada así de amplia, para solucionar los problemas de congestión que en esa época ya habían, pero igual que con lo de los años estoy media confundida, cómo iba a haber tanta congestión en esa época, si ni siquiera sé si ya habían autos (uso masificado quiero decir), quizás era congestión de vehículos propulsados a vapor, o carretas … o yo ese día estaba muy distraída y seguía sin entender algo.
Es cierto eso que dicen que la 9 de Julio no se puede cruzar de una sola vez, aunque corras, no es que me haya lanzado al intento, pero sólo es cosa de observarla, de verdad gigantesca. Acá me permitiré un lapsus, pero mi abuelo que es de Iquique, me contó alguna vez que cuando llegó a Santiago a estudiar Derecho, con su hermano Juan, cruzaban la Alameda (en esa época sin Transantiago, tacos, micros, sapos, ciclistas furiosos, etc) corriendo tomados de la mano, con temor. Esta imagen siempre me ha cautivado no sé bien por qué, y la tenía media olvidada, pero cuando vi la 9 de Julio, me volvió espontáneamente a la cabeza. Esa idea de los dos provincianos, enfrentados a la gran ciudad, me parece aterradora y linda a la vez, y creo que tal vez me volvió por que de alguna manera inconciente me sentí un poco así.
Bueno, volviendo a las calles de Buenos Aires, otra avenida que también es impresionante es la que ya les mencioné: Corrientes. Creo que justamente por que es muy representativa de esa ciudad que no para nunca. La noche del viernes 6, cuando llegué a Buenos Aires, lo primero que hicimos con la Vale, fue salir a recorre Corrientes, ya era muy tarde, pero para sorpresa nuestra toda la calle estaba despierta, llena de vida. En esta calle, hay muchísimos teatros en donde hay una gran variedad de propuestas (drama clásico, revistas, café concert, ballet, experimental, etc, etc, etc); restoranes de lo que se te ocurra (comimos una pizza exquisita a las 3 de la mañana); librerías donde hay textos baratísimos y que puedes adquirir no sólo con dinero, si no también canjeando con libros que tu lleves, esto de estar en una librería (creo que era Distal) ojeando textos a las dos de la mañana, fue de verdad impresionante para mí, nunca me había tocado algo así.
En cierto punto de la caminata por Corrientes, nos cruzamos con una masa de gente, agolpada afuera del teatro opera, era mucha, mucha gente, que estaba esperando la salida de Moria Cassan después de su espectáculo. Fue cosa de par de segundos, cuando ella salió toda la multitud se corrió hacia los lados, abriendo un pasillo (sólo les falto tirar la alfombra roja) y ella pasó toda estupenda, saludando con un aire de Reina que se compadece de sus pobres súbditos, fue comiquísimo, la gente le gritaba te amamos Moria, sos divina, no te muera nunca, y ella sólo sonreía distante y agitaba la mano entre tierna y despectiva.
Hay en Corrientes también, un teatro llamado San Martín, en dónde además de Teatro, hacen música, hay exposiciones fotográficas y de afiches, y la gran mayoría de estas actividades son con entrada liberada, así que si algún día van a Baires, dense una vuelta por ahí, para ser más precisa queda en Av. corrientes 1530.
También hay un lugar precioso que se llama El Gato Negro, en donde venden unas cajitas de especies de todas partes del mundo, en unas presentaciones lindísimas, y unos tarritos de metal con la gráfica del Gato Negro, que me hubiera encantado traerme para mi casa, si hubiera andado con la plata suficiente cuando volví a buscarlas (no es que fueran caras, es que antes ya me había engolosinado con libros en otro lado).
Para los fanáticos del cine y las artes visuales, también hay una librería bastante especializada que se llama Hernández y queda por ahí mismo.
Como verán en esta avenida hay de todo, pues.
Pero no todo, son grandes avenidas también hay calles angostas (las del centro, tan estrechas y con edificios altos me evocaron un poco el centro de Valparaíso, quizás por que estoy obsesionada con Valpo y no sé si objetivamente se parezca, creo que no).
También hay calles peatonales, que ellos llaman personales, y son realmente encantadoras, están llenas de ruido, de gente, de publicidad a toda hora, en un caos armonioso. Se mezcla la gente que trabaja por ahí, con los turistas, con jóvenes (y no tanto) que bailan tango en cada esquina, con humoristas, con gente apurada, con niños, de todo. Hay locales que venden souvenirs turísticos, casa de cambio, disquerías, librerías, tiendas de accesorios, bancos, cafés, restoranes, etc, etc, etc. Una vez más de todo. Algo así como nuestro Paseo Ahumada, pero multiplicado y exagerado. De las calles personales, las que más transité fueron Lavalle y Florida, justo en esta esquina es dónde bailaba el tipo de la foto de arriba, quién bailaba dulcemente con una muñeca. Creo que no se alcanza a percibir en la foto, pero el realmente tenía mucha gracia, las caras que ponía, al acercar y alejar la muñeca de su cuerpo, de verdad estaba intentando seducirla, y daba la sensación que amaba esa extensión de su cuerpo como si fuera una mujer real … quizás en quién pensaría mientras lo hacía.
Dejo hasta acá, me alargué demasiado, en otras entradas les hablo de las librerías, la comida tan rica, la noche de los museos, las micros, la feria de antigüedades, los parques, y de tanta otra cosa.

4 Comments:

Blogger boris said...

roxi, tantos datos, pense que pena que en stgo solo algunas noches los museos, galerias estan abiertos en verano deberia haber un horario nocturno, espero los datos de las librerias
un abrazo, boris

3:48 p. m.

 
Blogger Eulalia said...

Te odio.
Te odio porque has hecho el viaje que llevo soñando toda mi vida y temo no hacer nunca.
Te odio porque lo explicas tan bien que me da una envidia horrorosa.
Eres cruel.
No obstante, un beso grandote :-DDD

4:57 p. m.

 
Blogger Sirittta said...

roxii, primero que todo gracias por tus palabras!...
con respecto a lo que escribes das excelentes datos, quizás en el verano vaya y si que continúa contando para seguir entusiasmandome....

7:47 p. m.

 
Blogger diabluzero said...

"las callecitas de buenos aires tienen ese que se shyooooo... visteeee"
es que no se qué tienen nuestros vecinos, me viene esa envicia sana, en música por ejemplo, estuve en el samobar de rasputin en caminito, era cosa de ver los afiches pegados y tremendos musicos habian tocado ahi, en un bar de como 30 mt2, pasado a fritura, claro en su tiempo el gobierno apoyaba y daba fondos para estos eventos culturales, eso deberiamos tener nosotros!
un abrazo y felicitaciones de nuevo por tu aventura, espero poder ir de nuevo y realmente recorrer como tu.

10:05 a. m.

 

Publicar un comentario

<< Home